El cómo, el porqué y el para qué de lo que te choca y te checa,

Hola otra vez, hoy es el cumpleaños de Virginia Gawel, agua, navegante, viento, barco y faro. Psicóloga y psicoterapeuta de orientación trasnpersonal, directora de www.centrotranspersonal.com.ar. Desde ésta trubuna gracias, gracias por un innumerable todo que se desborda a través de tu existencia y felicidades a todos quienes tenemos el privilegio de tu luz.

Hablemos ahora de personas entrañables, personas íntimas, personas bien amadas que llegan y se van. Cada uno, a su forma, a su manera personal y particular nos deja algo, algo que se convierte en parte de nosotros, a veces es una idea, una palabra, un gesto, una muletilla, un dicho, una preferencia sutil hacia algo, algo que en secreto sabemos no es originalmente de nosotros, algo que tomamos prestado de aquella persona a la que admiramos y respetamos y que usamos como una forma de honrar su recuerdo.

Pero también charlemos de estas personas cuya simple presencia nos irrita. Personas que son capaces de cambiarnos el estado de ánimo y ponernos de mal humor. A veces son personas que no nos han hecho nada, nada realmente, es solamente su presencia. Pero otras veces sí son personas que premeditadamente nos causan incomodidad al decir o hacer cosas para molestar, para lastimar, para herir, para chingar.

Sabiamente reza un dicho: “Ten cerca a tus amigos, pero ten aún más cerca a tus enemigos.” En HiZhiNao creemos que nuestros seres amados nos enseñan a través del amor, pero las personas difíciles también son maestros, maestros que nos enseñan por medio del dolor.

Para entender esto lo primero que algunas personas hacen es preguntarse, no sin enfado, ¿Qué tengo yo que aprender de esa @#%! persona?

Mucho, tiene mucho que aprender y a demás lecciones muy importantes de autoconocimiento; me atrevo a decir que más, infinitamente más que cualquier curso o libro de desarrollo personal. Se dice que las personas a las que amamos son un reflejo de nosotros, y es cierto, pero también las personas a las que odiamos son un reflejo de nosotros, nos muestran la parte oscura, la sombra de nosotros mismos. Sin embargo no es algo literal, es una licencia poética.

En el campo de la psicología se dice que nos proyectamos cuando hacemos un juicio, una crítica o damos una opinión, sea positiva o negativa hacia otra persona y se expresa mejor cuando se dice que “cuando Juan habla de Pedro, habla más de Juan que de Pedro”.

Tenemos derecho a disgustarnos con alguna persona, tenemos derecho a sentir rechazo, odio, intolerancia, repudio, repulsión, repugnancia, aborrecimiento, asco, etc.

Pero también tenemos derecho a decidir si le damos el poder de hacernos miserables o crecer y expandir nuestra conciencia. Si es nuestra voluntad crecer, si queremos aprender la lección escondida en algo tan desagradable, sólo basta observar lo que pensamos, las cosas que pensamos y las cosas que sentimos.

Aquella persona es un maestro o maestra porque es capaz de abrir la Caja de Pandora de nuestro corazón, mientras está abierta nos deja ver nuestros propios demonios en forma de pensamientos y sentimientos, oscuros, negativos, infames; por ejemplo miedo, odio, envidia, celos, vergüenza, resentimiento, etc. Aquella persona pone en evidencia a nuestra sombra, pero es importante sentir y pensar, sentir y observar, estar atentos a lo que ocurre dentro de nosotros.

¿Qué decimos internamente? ¿Qué sentimos en nuestro corazón? ¿Qué insultos, qué maldiciones, qué ofensas, qué males le deseamos a aquél o a aquella persona? eso somos nosotros, no es el otro. Eso es el reflejo del que tanto se habla, esa es la sombra que todos tenemos y que sólo gracias a esta persona se muestra, sale y es observable. Paradójicamente esta persona aborrecida, nos permite llevar luz a nuestro interior para ver nuestras sombras.

Y esto vale no solamente frente a las personas que conocemos, también las que no conocemos, dependientes, despachadores, meseros, oficiales, empleados, transeúntes, el que no te cede el asiento, la que no te da el paso, etc., etc. También las circunstancias de la vida, los eventos.

Los reconocemos como maestros por que tienen la virtud de enseñarnos, de mostrarnos algo que desconocemos, de dar luz en donde hay oscuridad, es su trabajo abrirnos para sacar nuestra sórdida personalidad, pero es nuestro trabajo hacernos conscientes, es de nuestra competencia hacer útil la experiencia, será nuestra labor más heroica convertir este sentir, este pensar, en materia prima para reconstruir nuestra vida de forma significativa.

Todo inicia con algo sumamente fácil, obvio. Empieza observando lo que sentimos, lo que pensamos ante la presencia o el recuerdo de nuestros maestros. Dejarnos sentir, dejar que fluya el pensamiento y la emoción por nosotros, sin oposición, sin resistencia, sin negar, sin evadir, sin anestesiar, aceptar, aceptar, aceptar.

Registrar…

columnaOctavio Crespo |Shifu

Psicoterapeuta de orientación transpersonal, Director de HiZhiNao y Casa Áurea, Creador del protocolo de intervención en crisis denominado Vía de la Trascendencia, de lo personal a lo transpersonal

3 pensamientos en “El cómo, el porqué y el para qué de lo que te choca y te checa,

  1. Lia

    Es nuestro sexto sentido. Es una habilidad que se desarrolla con el tiempo y el autoconocimiento. Nos entrega informacion de lo que sucede en el aspecto particular y el colectivo.
    Se ven las sofisticadas justificaciones del miedo de lo que no se dejan ser y al mismo tiempo, no dejan ser. Los filtros culturales y sus historias influyen en la creacion del espiritu de justicia global por el cual fluye la coherencia ordenadora de lo que debe ser.
    Con solo escuchar el espiritu de justicia personal se puede observar de donde venimos y hacia donde se dirige el estado general que reproducira la historia contada como la verdad, porque puede ser sentida por todos. Se ven las ideas creadoras del bien y el mal, ilusiones de una separacion, de nosotros mismos.
    Una sola idea y la fuerza de su creencia puede mantener a toda la estructura mental enfocada en ese filtro como una ley divina, como un sol. Por eso la verdad se encuentra mas alla de las palabras, en un territorio mas alla del mal y el bien. Nuestra conciencia real mas alla del observador que interpreta con su historia lo que ya existe y existio y existira.
    Cuando dejamos, el hombre del futuro y el hombre del pasado nos hablan en el presente continuo y podemos redireccionar los caminos del futuro y el pasado restableciendo ordenes de aquellos anhelos truncos del colectivo. Eso considerado como el mal en nosotros es parte del trabajo de cada uno en responsabilidad con el colectivo, cuando equilibras, nos equilibramos. Piensen que tenemos la informacion de miles de vidas en nosotros, toda clase de sujetos que han hecho los mejores actos y tambien los peores, desde ese punto de vista tenemos la potencia de ser cada uno de ellos, sin embargo al comprender restituimos el orden del linaje sin tener que revivir todas esas vidas. Nuestra mente colectiva funciona al unisono, por lo que las ideas no nos pertenecen ya que cada vez que pensamos lo hacemos con las experiencias y resoluciones de millones, concentraciones manifestadas en palabras o conceptos.
    La idea es la revelacion de una minuscula parte de lo que ya existe por si mismo sin la opinion y juicio de nadie, solo influimos en el orden colectivo que se encuentra en un diversificado y rico dinamismo perpetuo de la manera en que se manifiesta la fuente creadora.

    Responder
  2. Pingback: “EL” Es un maestro espiritual

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *